Brasil ya «exporta» su crisis a la Argentina: entran heladeras, vehículos, autopartes y ropa a precios de saldo

Es una realidad: las familias brasileñas están comprando menos lavarropas, menos heladeras, menos autos y menos tecnología. También están sacando menos créditos personales y aquellos que perdieron el empleo tienen más problemas para conseguir trabajo.

Tras más de cinco años con su economía estancada, Brasil se prepara para cerrar este 2016 con una nueva caída en su nivel de actividad. La baja esperada es del 2,6%, pero las consultoras aclaran que hay terreno como para que el desplome sea aun más pronunciado.


Como consecuencia de esta coyuntura, un informe del Centro de Estudios de la UIA advierte que “el desempleo nuevamente está creciendo en el país vecino»: se estima que este año un 10% de la población económicamente activa quedará marginada del mercado laboral, el peor registro desde 2006.