miércoles 20 de febrero

Brian Acton, fundador de Whatsapp, y su desastrosa experiencia tras vender su empresa a Facebook

Cuando Facebook pagó US$ 22.000 millones para quedarse con Whatsapp, su creador Brian Acton se transformó en uno de los más ricos de Estados Unidos. Sin embargo, sus diferencias con Mark Zuckerberg lo llevaron a renunciar y resignar US$ 850 millones. Por primera vez, Acton explica qué fue lo que pasó.

El cofundador de WhatsApp, Brian Acton, está sentado en la cafetería del lujoso Four Seasons de Palo Alto, California, y la única manera de adivinar que tiene un patrimonio de US$ 3.600 millones quizás sea la propina de US$ 20 que deja por su café. Macizo, con una gorra de béisbol y la remera de un evento corporativo de WhatsApp, está decidido a evitar las comodidades del dinero. La concesionaria de Honda le acaba de mandar un SMS que dice: “Pago recibido”. Apunta a su teléfono. “Esto es lo que quería que la gente hiciera con WhatsApp”, dice, refiriéndose al servicio de mensajería más grande del mundo, que utilizan 1.500 millones de personas y cuyo atractivo principal es la posibilidad de enviar mensajes cifrados libres de toda publicidad. “Esto era informativo y útil”.


Hace cuatro años, Acton y su socio Jan Koum vendieron WhatsApp a Facebook. Fue una de las adquisiciones del siglo, por US$ 22.000 millones. Acton se fue de Facebook hace un año, diciendo que quería trabajar en una organización sin fines de lucro. En marzo, cuando los detalles de Cambridge Analytica empezaron a salir a la luz, publicó un tweet que se hizo viral: “Es hora. #deletefacebook”.