“Caída sin fin” en la industria del libro: con todos los números en rojo, denuncian “desamparo estatal”

Que el sector editorial atraviesa un momento difícil no es novedad: este panorama oscuro se extiende en toda la economía. Sin embargo, lo que sorprende es el duro comunicado que publicó la Fundación El Libro (organizadores de la Feria del Libro) y al cual Infobae Cultura accedió. Allí, se habla de «números rojos», de «caída sin fin» y de «desamparo estatal». El punteo es alarmante: editoriales paralizadas, reducción de personal —desde la Federación Argentina de la Industria Gráfica (FAIGA) aseguran que se perdieron 5.100 empleos—, cierre de librerías y recorte en las compras de la CONABIP.

Basados en los informes de las dos grandes cámaras de la industria, la Cámara Argentina del Libro (CAL) y la la Cámara Argentina de Publicaciones (CAP) —en los últimos tres años, la producción de libros cayó más del 40% y se aceleró la concentración editorial—, queda claro que el rumbo del mercado del libro no es tan incierto: va directamente al tacho. Y parece que aún no pasó lo peor.


Ahora, del otro lado del teléfono, cuando Martín Gremmelspacher —vicepresidente de la Cámara del Libro y gerente de Bonum— se refiere al mundo del libro, no puede ocultar su pesimismo: «¿Cómo estoy viviendo este panorama? Sinceramente mal. Estamos entrando en dificultades con la cadena de pagos, se está dificultando el cobro y este panorama trágico parece que va a seguir hasta marzo, abril del año que viene, complicándose mes a mes», le dice a Infobae Cultura.