Camporistas y un asesor ecuatoriano, detrás de la comunicación de Cristina

Nada fue librado al azar. El estilo moderado y cálido adoptado por Cristina Kirchner para su reaparición pública en el estadio de Arsenal, que llegó a compararse con la estética proselitista del PRO, escondió detrás un equipo de comunicación que combinó caras conocidas del kirchnerismo con nuevos protagonistas.

La presentación de “testigos” de los perjudicados por el modelo económico de Cambiemos fue, esencialmente, una idea de la ex presidenta, aconsejada por un grupo de comunicadores de La Cámpora que la habían acompañado durante la gestión. También intervino el publicista Enrique “Pepe” Albistur. Y a la distancia recibió recomendaciones de Vinicio Alvarado Espinel, ex funcionario de Rafael Correa y jefe de campaña del presidente electo Lenín Moreno.


Alvarado fue contactado por Oscar Parrilli, el ex jefe de los espías. Pero en el entorno de la ex presidenta sostienen que, por la personalidad de ella, no hay espacio en el kirchnerismo para un consultor “estrella”, como ocurre con Mauricio Macri y Jaime Duran Barba.