miércoles 5 de octubre de 2022
Cursos de periodismo

Cáncer: “Veo pacientes que creían que ya estaban muertos y, de repente, están curados”, dice el padre de un revolucionario tratamiento

El inmunólogo Carl June ha iniciado una revolución en la medicina. Él mismo habla de resurrecciones “como la de Lázaro”, el hombre fallecido y revivido milagrosamente por Jesucristo en el relato bíblico. June, nacido en Denver (Estados Unidos) hace 69 años, es el padre de los tratamientos CAR-T, una pujante estrategia que consiste en extraer sangre de los enfermos de cáncer, capturar sus glóbulos blancos y rediseñarlos en el laboratorio mediante ingeniería genética para multiplicar su capacidad de aniquilar las células cancerosas. Las remisiones completas de tumores de la sangre —leucemias, linfomas y mielomas— ya se cuentan por centenares.

El investigador recuerda su primer caso, el de Bill Ludwig, un guardiacárcel de 65 años que en agosto de 2010 estaba a punto de morir por una leucemia. “Era católico y le dieron la extremaunción”, rememora June, director del Centro de Inmunoterapias Celulares de la Universidad de Pensilvania. El paciente tenía unos tres kilos de tumor en su cuerpo pero, 20 días después de una única infusión de células CAR-T, no se encontró ni rastro de su cáncer. El desafío ahora es reducir el exorbitado precio del tratamiento —las farmacéuticas cobran más de 300.000 euros por cada paciente— y conseguir que funcione también en los tumores sólidos, como los de páncreas y cerebro, según explica June, de paso por Madrid para dar una charla en la Fundación Ramón Areces.

lanacion.com.ar  (www.lanacion.com.ar)