Capitales alternativas, preparadas para el despegue pospandemia

    El pasado 24 de septiembre, con la victoria de las PASO consumada, y a un mes de ser elegido presidente, Alberto Fernández presentó un proyecto para descentralizar el poder de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires a través de un conjunto de capitales alternativas a las que el Gobierno Nacional se trasladaría una vez por mes.

    La nómina, que incluye a 24 ciudades, una por cada provincia (a excepción de Buenos Aires que cuenta con dos representantes), tiene como objetivo “obligar al Gobierno a salir de Buenos Aires y conocer lo que pasa en el interior del país”, aseguró en su momento el ahora mandatario nacional.

    La propuesta, según reconoció el propio Fernández, fue ideada por el difunto exgobernador de Córdoba José Manuel De La Sota. “Una cosa es ver estadísticas y otra es ver y escuchar a la gente, porque uno puede entender verdaderamente la dimensión del conflicto”, sostuvo Fernández por entonces. Y agregó que “vamos a terminar con la periferia, vamos a ser un país integrado y vamos a empezar por que el Gobierno nacional se instale una vez al mes para saber lo que cada provincia necesita. Y no lo voy a hacer solo, lo voy a hacer con los que están aquí, que son los que gobiernan cada provincia de la Argentina”.