Capitales chinos «invaden» la Argentina para dominar el negocio de las «energías limpias»

Bancos y compañías del gigante asiático desembarcaron en el país para avanzar en la construcción de parques de energía solar y eólica.

No lo hacen por amor al arte o al medio ambiente. Más bien, coparon el mercado aportando recursos financieros frescos y créditos con tasas muy bajas de interés a cambio del uso de su tecnología.


Competir comercialmente con China resulta prácticamente una «misión imposible» para los productores locales.

La capacidad de producción asiática a gran escala -actualmente ociosa- con salarios diez veces inferiores le permite al país ofrecer equipos a precios impensables para la economía nacional.

Si bien esto se hace extensivo a diferentes sectores, en el de las energías renovables se observa con mayor claridad por tratarse de una actividad de capital intensivo.

Y aunque ya se sabía de la fuerte presencia china en la Pampa Húmeda, días atrás quedó plenamente confirmado.