miércoles 15 de agosto

Cara de hereje: la kirchnerización forzosa de Macri

La emergencia de una inflación que, en vez de bajar, sube, y la comprobación de que los mercados no le van a entregar una confianza ciega, como se vio con la reciente fuga de inversores externos y con la corrida cambiaria que eso desató, parecen haber desesperado al gobierno de Mauricio Macri. Así, en las últimas semanas llamó la atención una serie de dichos e iniciativas que se condicen más con lo que era la norma en la administración de Cristina Kirchner que con el discurso de cambio que se impuso para remplazarla en noviembre de 2015. Eso sí, sin cadenas nacionales.

En plena furia por el dólar, Elisa Carrió, la portera de Cambiemos para un sector de la clase media porteña, recordó en Twitter: “Nosotros acompañamos al campo en los momentos difíciles, bajamos las retenciones, la sociedad acompañó… ahora les digo a ellos: ‘No retengan la soja, empiecen a liquidar para que ingresen divisas’”.


“Nosotros dimos la vida, la Coalición con todo por el campo. ¡Liquiden la soja!, ¡liquiden la soja!”, urgió. “No pueden retener los dólares de la soja. ¡Hagan Patria!”, siguió casi en clave de Juan Carlos Pugliese. La debe haber traicionado el corazón radical.

Poco después llamaría “hijos de puta” a miembros de la Unión Industrial Argentina (UIA) y terminaría por amenazar con investigar a banqueros por haber comprado dólares en esos días ardientes.

Dejar un comentario