martes 13 de noviembre

“Cavaremos las tumbas”: Brasil se alista para la política de seguridad de Bolsonaro

Jair Bolsonaro, el presidente electo de Brasil, atrajo a millones de votantes con la promesa de facilitar que la policía pueda matar a presuntos criminales y azotar a las violentas pandillas en el país; promesa que en ocasiones hacía mientras movía sus dedos como si fueran una pistola.

Un “buen criminal es un criminal muerto”, dijo durante la campaña.


Ese enfoque draconiano prometido por Bolsonaro ya lleva meses implementándose en Río de Janeiro, su estado natal, después de que el ejército asumió el control de la seguridad en febrero. Esta intervención ha provocado un aumento de muertes a mano de las autoridades y ha dado lugar a un debate renovado sobre si la táctica es la idónea.

Entre marzo y septiembre, la policía y el ejército mataron a por lo menos 922 personas en el estado de Río de Janeiro, un aumento del 45 por ciento en comparación al mismo periodo de 2017. Alrededor de una de cada cuatro personas asesinadas desde marzo en la zona ha muerto a manos del Estado.

Dejar un comentario