viernes 2 de diciembre de 2022
Cursos de periodismo

Cepillado en seco, raspado del cuerpo, gua sha: la salud linfática está de moda

Si pasas algo de tiempo en TikTok e Instagram, verás a alguien que raspa, cepilla o masajea la piel en busca de una mejor salud o una mejor apariencia. Los testimonios abundan: el raspado de cuerpo sirve para aflojar las extremidades rígidas, el gua sha para una mandíbula esculpida, los masajeadores vibratorios faciales para reducir la cara de almohada y el cepillado en seco para “desintoxicar”. Esas publicaciones han acumulado decenas de millones de visitas en TikTok en los últimos años y en ellas se puede ver a celebridades como Gwyneth Paltrow y Elle Macpherson dando fe de su eficacia.

Todas estas técnicas de moda se centran en el mismo concepto: promover la circulación de un fluido incoloro y acuoso llamado linfa, que transporta los glóbulos blancos hacia y desde los órganos del cuerpo y transporta los residuos de las células y los tejidos a los ganglios linfáticos, donde se filtran y regresan al torrente sanguíneo. Se supone que el movimiento de barrido del cepillado en seco —en el que hay que mover en círculos pequeños un cepillo de cerdas duras sobre todo el cuerpo— y los impulsos de un masajeador facial vibratorio van deshaciendo con cuidado los posibles bloqueos en el flujo linfático. El gua sha, en el que masajeas el contorno del rostro con una herramienta de piedra o metal; el raspado de cuerpo, que es una versión completa del gua sha en la que utilizas herramientas similares y el masaje con rodillo de jade, en el que se hace rodar una herramienta de piedra redondeada sobre la cara, son técnicas destinadas a empujar, o drenar, el líquido linfático hacia los ganglios linfáticos, donde se filtra y luego se devuelve al torrente sanguíneo.

nytimes.com  (www.nytimes.com)