15.2 C
Buenos Aires
domingo 19 de septiembre de 2021
Cursos de periodismo

CFK y el pragmatismo hasta que duela

“¡A mí nadie me va a decir lo que tengo que decir! ¡No me rompas las pelotas!”, le dijo Agustín Rossi a Alberto Fernández. Kirchnerista irreductible, Rossi quería hablar sobre la situación de los ex funcionarios que estaban presos sin condena durante el gobierno de Mauricio Macri y Fernández insistía en que no había que generar tensiones con el resto de los espacios que se predisponían a formar un espacio común después de años de distanciamiento. Corría febrero de 2018, los dos integraban el Grupo UMET que pretendía alumbrar la unidad del peronismo y la escena, según narra el periodista Diego Schurman en su libro “Alberto”, no terminó a las piñas de milagro. No había jerarquías. Fernández y Rossi eran pares con historias distintas: uno había abandonado el barco del kirchnerismo, otro había permanecido fiel hasta el final. Según cuenta Schurman, un año después, cuando Rossi era precandidato a presidente y el dedo de Cristina Fernández eligió al profesor de Derecho Penal de la UBA y se viralizó el video de la fórmula, al rosarino le costó unas cuantas horas salir de su estado de incredulidad. Sin embargo, se puso a disposición y, cuando Alberto le pidió que le armara la campaña en Santa Fe, respondió: “Mejor que te la organice Perotti. Tenés que hablar con él”.

Tres años después de aquel cruce en el auditorio de la universidad del sindicalista y empresario Víctor Santa María, Fernández y Rossi volvieron a tener una discusión de alto voltaje. Esta vez, fue el Presidente el que le pidió a su ministro que compitiera en la interna en Santa Fe para después reclamarle que diera marcha atrás sin éxito y echarlo finalmente por televisión. El viraje de Fernández tuvo, en este caso, una explicación.

Enterado de la movida, Omar Perotti había llegado al despacho de la vicepresidenta a través del ministro Eduardo De Pedro para sellar un acuerdo que sorprendió, dentro y fuera de las filas del Frente de Todos. El mismo Perotti que el 14 de agosto de 2018 había actuado a pedir de Claudio Bonadio y había votado el allanamiento a la casa de Cristina era ahora el privilegiado para el armado del Frente de Todos. Separados al nacer, durante el conflicto por la resolución 125, el rafaelino se había pronunciado a favor del activismo rural y el rosarino había sido atacado a huevazos en Laguna Paiva.

eldiarioar.com  (www.eldiarioar.com)