Chile usa sus volcanes para avanzar en su transformación energética

Parece una plataforma petrolera y funciona de manera similar. De hecho, muchos de los hombres con overoles gruesos de color azul y cascos blancos que operan la maquinaria alguna vez trabajaron extrayendo crudo.

Pero ahora están rodeados por volcanes nevados y, lidiando con las dificultades para respirar hondo a 4500 metros por encima del nivel del mar, se dedican a utilizar el vapor que emana de la tierra como empleados de la primera planta geotérmica de América del Sur.


La planta, con capacidad para proveer electricidad a 165.000 hogares, es un nuevo paso en la transformación de Chile hacia las energías limpias.

La red eléctrica de la nación incluye parques eólicos y amplias granjas solares; es una de las más ambiciosas en una región determinada a reducir su dependencia de los combustibles fósiles.