Una breve historia de la relación entre Donald Trump y Kim Jong-un

2016 puede ser el año extraño en el que se cumpla una profecía de Los Simpson y Donald Trump sea elegido presidente de los Estados Unidos y, por tanto, del mundo. Pero tras tantas portadas alarmantes y debates encendidos sobre qué sucedería con el país más poderoso del mundo si eso ocurre, eso no será una novedad. Pasamos a resumirle la cronología de un sucedido con mala pinta que sí resulta novedoso.

Es el siguiente: el pasado enero, el candidato Donald Trump se dejó ver en una entrevista en su casa la cadena Fox para hablar de la situación espinosa de Corea del Norte y de cómo China (el país que, según muchas teorías, financia al país desde la sombra) podría pararle los pies y ellos se lo paran antes a China. También añadió que China quita a los estadounidenses su trabajo, su dinero y todo eso que siempre añade él.