18.8 C
Buenos Aires
sábado 16 de octubre de 2021
Cursos de periodismo

China y las remeras ortográficas

La gran dificultad que tiene el occidental en China es la comunicación. No se trata solo del hecho de que pocos locales hablan el inglés o cualquier otra lengua que no sea el propio chino, sino de que aún cuando sí manejan algún dialecto extranjero, tampoco se entiende del todo bien. Más aún: existen severos problemas para hacerse entender aún empleando el lenguaje de señas. Incluso, cuando el visitante aprende las palabras básicas del chino (como “nihau” para “hola” o “sie sie” para “gracias”), una vez que salen de la boca propia, cuando llegan al oído del destinatario carecen de sentido.

La barrera idiomática es absoluta y va más allá del lenguaje. Es como si la brecha cultural hiciera casi imposible el intercambio. Por eso, es recomendación para viajeros de esta parte del mundo no dejar jamás el hotel sin tener encima una tarjetita con la dirección del establecimiento en chino. Supongamos que uno está hospedado en el Fairmont de Beijing. Si se le dice al taxista “Fairmont” éste estará comprendiendo, literalmente, “Dksidakdjiwsoiclas”. Si se le dice cualquier referencia cercana (“Silk Market”) todo irá para peor. En cambio, si se le exhibe la tarjeta y éste puede leer en su propio idioma el destino, el cielo se vuelve azul de repente y el auto comienza con su marcha.
– See more at: ar.bastiondigital.com/el-viajar-es-un-placer/china-y-las-remeras-ortograficas#sthash.WooOE4mg.dpuf

ar.bastiondigital.com  (ar.bastiondigital.com)