lunes 10 de diciembre

Cientos de yihadistas, atrapados en el limbo

Cuando el fotógrafo español Ricardo García Vilanova, de 47 años, viajó el pasado verano junto a un equipo de la cadena británica BBC para verse con sus carceleros en el norte de Siria, estos ni abrieron la boca. No parecían avergonzados o arrepentidos. Se levantaron y marcharon de nuevo a sus celdas, donde hoy permanecen encerrados. García Vilanova fue preguntado en el reportaje que la cadena emitió a principios de agosto si creía que debían pagar con la pena de muerte. “No, pero sí creo que deben pasar el resto de su vida en prisión”. ¿En qué prisión? ¿Quién decide esto? Los captores con los que se vio el fotorreportero, secuestrado durante 194 días, entre septiembre de 2013 y marzo de 2014, se llaman Alexanda Kotey y El Shafee Elsheikh. Eran británicos, destacados miembros del Estado Islámico (ISIS, en sus siglas en inglés), hasta que Londres les retiró la ciudadanía, una medida inusual amparada por una ley para “proteger el bien de la población” y evitar que los terroristas vuelvan a sus países de origen. Reino Unido no está por la labor de juzgarlos y Estados Unidos se lo anda pensando. Mientras, estos, junto a cientos de yihadistas extranjeros, siguen encerrados sine die en una suerte de limbo carcelario en un norte sirio poco estable.

No es un decir. Abdulkarim Omar, portavoz de la Federación del Norte de Siria, autoproclamada región autónoma kurda también conocida como Rojava, lleva repitiéndolo varias semanas. Según sus cuentas, tienen bajo su custodia a 790 yihadistas combatientes, a los que habría que sumar 584 mujeres y 1.248 menores. En total, 46 nacionalidades. Y nadie en, por ejemplo, Europa, quiere hacerse cargo de los suyos. “Es peligroso porque la zona no es estable y porque Turquía ataca”, dijo Omar en una comparecencia reciente en Bruselas. Lo que quiere decir es que si la cosa se complica de nuevo en el norte de Siria, la posibilidad de que estos yihadistas escapen adonde sea, incluso de vuelta a casa, no es tan remota. Efectivamente, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha manifestado sus planes para lanzar una ofensiva contra los kurdos al este del Éufrates. Eso lo complica todo.


Dejar un comentario