jueves 26 de mayo de 2022
Cursos de periodismo

Cóctel made in USA: racismo, armas, cárceles y negocio blanco

Uno de cada cuatro reclusos del mundo sobrevive en cárceles de Estados Unidos, cuando el peso demográfico de este país, el imperio de las libertades capitalistas, solo representa el 5 por ciento de la población del planeta Tierra.

Otro dato elocuente reside en que la mitad de las armas de fuego listas para matar en el mundo están entre las manos de civiles estadounidenses. El 50 por ciento de sus hogares guarda una pistola, un rifle o una ametralladora legalmente, gracias a la famosa Segunda Enmienda de su Constitución. Al día se venden unos 45.000 ingenios para abrir fuego por si acaso, alrededor de 16 millones de juguetes bélicos anuales.

No hay bases estadísticas fiables al respecto porque Washington así lo desea para no trasladar una imagen espectacularmente negativa de su sistema represivo, de la violencia estructural de su sociedad racista y de sus impresionantes desigualdades sociales.

Pero escarbando bastante y cruzado números de la ONU, el FBI y fundaciones privadas se puede alcanzar una notable visión de un fenómeno de enormes dimensiones que se nutre de racismo, fobias, desigualdad, represión y cárceles donde los presos y presas se hacinan en espacios minúsculos, inadecuados e insalubres.

Se cree que están en circulación en EE.UU. más armas de fuego que habitantes, en cualquier caso por encima de los 310 millones de artefactos mortales. No es de extrañar, por tanto, que los sucesos de violencia se multipliquen por doquier. El cruce de datos ponderado de diversas fuentes arroja una cantidad de occisos en el país de unas 32.000 personas, de las cuales 20.000 corresponden a suicidios.

El negocio blanco es redondo (se desconoce el dinero negro que se mueve en las cloacas del lumpen), más de 43.000 millones de dólares en ventas de armas de fuego y munición cada ejercicio anual y beneficios siderales que rebasan los 14.000 millones de dólares en el mismo periodo de tiempo. El sector ofrece 240.000 puestos de trabajo.

Entremos en las cárceles USA. Por cada 100.000 habitantes, 750 tienen su domicilio habitual en las prisiones. Si únicamente contamos el censo en edad adulta, la relación es de un residente por cada 100.

rebelion.org  (rebelion.org)