Cómete las verduras: un estudio descubre que una alimentación deficiente está relacionada con una de cada cinco muertes

Tu madre tiene razón cuando te dice que te comas las arvejas.

En uno de los estudios más extensos de datos sobre los hábitos alimentarios y la longevidad en el mundo, unos investigadores descubrieron que consumir verduras, frutas, pescado y granos enteros estaba sumamente relacionado con la longevidad, y que la gente que escatimaba en esos alimentos saludables tenía más probabilidades de fallecer de manera prematura.


El estudio, publicado el 3 de abril en la revista británica The Lancet, concluyó que una quinta parte de los fallecimientos en todo el mundo se relacionaba con una alimentación deficiente (es decir, dietas que no incluyen suficientes verduras frescas, semillas y nueces, pero que son abundantes en azúcar, sal y grasas trans).