martes 19 de junio

Cómo al gobierno de Estados Unidos se le perdieron casi 1.500 niños

Cristian* tardó tres meses en llegar a Estados Unidos, aunque dice que tal vez fueron cuatro o cinco.

No recuerda. Cuenta que hubo días que se fueron muy rápido y otros que duraron mucho.


Cuando tenía 14 años, a inicios de 2017, salió de San Casimiro, un caserío cercano a Metapán, en el norte profundo de El Salvador.

Lo mandaron sus padres, para que se “se salvara” y para que los ayudara después. Dice que eran muy pobres, que había mucha violencia, que pasaban hambre.

Dejar un comentario