jueves 13 de diciembre

Cómo “Aniquilación”, cuyo único hombre blanco aparece diez segundos, está siendo acusada de racismo

Al fin acaba de estrenarse en nuestro país Aniqulación, la película dirigida por Alex Garland basada en la estupenda novela homónima de Jeff VanderMeer. Ah, ¿qué no habéis visto los carteles en cines junto a los estrenos de la semana? Claro, es que el filme ni se ha proyectado ni se va a proyectar en salas; solo podrán verla los suscriptores de Netflix, al menos los que vivan en cualquier país del mundo no llamado Estados Unidos, Canadá o China.

¿Se trata de una victoria del gigante de streaming en su imparable conquista del mundo audiovisual, al haber conseguido distribuir una superproducción de este calibre? Bueno, técnicamente sí, pero en realidad no. Para empezar, la peli tiene un presupuesto de 55 millones de dólares, lo cual la deja bastante lejos de los doscientos de Black Panther o los doscientos y pico de Los últimos Jedi.


Ahora bien, la cifra casi triplica al presupuesto de La forma del agua (19 millones), por no mencionar los de Lady Bird (10 millones) o Get Out (4 millones y medio), todas ellas multipremiadas y todas ellas en las pantallas de los cines de España. Además, el reparto de Aniquilación está encabezado por Natalie Portman, quien pasa por ser, después de Jennifer Lawrence, la intérprete femenina más rentable del firmamento hollywodiense.

Dejar un comentario