19 C
Buenos Aires
sábado 28 de noviembre de 2020
Cursos de periodismo

Cómo combatir la crisis de desinformación

Existe una enfermedad que ha estado propagándose durante años. Como cualquier virus resistente, evoluciona para encontrar nuevas maneras de atacarnos. No está en nuestros cuerpos, sino en internet.

Tiene distintos nombres: desinformación, información engañosa o distorsiones. Sin importar la etiqueta, puede ser nociva, en especial ahora que se está produciendo a través de la óptica de varios sucesos emotivos: la pandemia del coronavirus, una elección presidencial en Estados Unidos y manifestaciones en contra de la policía.

La ráfaga de información errónea que circula en la red ha tenido la intensidad suficiente para abrumar a Alan Duke, editor de Lead Stories, un sitio web de verificación de datos. Durante años, dijo, las noticias falsas en su mayor parte consistían en artículos de internet sin fundamentos que abordaban temas tontos, como mitos sobre poner cebolla en los calcetines para curar un resfriado. Sin embargo, la desinformación ahora ha llegado a rincones mucho más oscuros y siniestros y ha adoptado formas como el meme, que a menudo es una captura de pantalla a la que se agregan mensajes sensacionalistas o que se manipula con imágenes modificadas.

nytimes.com  (www.nytimes.com)