13.9 C
Buenos Aires
sábado 8 de mayo de 2021
Cursos de periodismo

Cómo conversar con un conspiracionista (si conservás la fe en el futuro de la especie)

Tres problemas asociados con la pandemia de coronavirus son 1) el torbellino de teorías conspiracionistas, 2) las oleadas de desinformación (sobre todo en redes sociales) y 3) el auge de las falsas terapias.

Son tres desafíos diferentes. Las medicinas que prometen curar y no lo hacen, afectan al individuo y a su entorno social inmediato. Pero sucumbir a informaciones falsas o engañosas y retransmitirlas deriva en ese complejo tendido de sistemas de creencias que llamamos conspiracionismo, donde las decisiones individuales afectan al resto de la sociedad.

Desconfiar de otros grupos sociales, sospechar que hilos invisibles manejan un plan que amenaza a las mayorías dormidas, o pensar que la autoridad ofrece soluciones que otorgan beneficios para pocos y desventajas para muchos, son temores tan antiguos como la vida misma.

Todos estos factores también están presentes en el pensamiento conspiracionista. Si las narrativas más impactantes carecen de fundamento, son desinformación, ¿qué hacer? ¿Callar o intervenir?

factorelblog.com  (factorelblog.com)