Cómo el presupuesto de Donald Trump para Estados Unidos favorece a los gobiernos de Cuba y Venezuela

Sus palabras parecen no dejar margen para dudas. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, luce como un abierto antagonista de los gobiernos de Nicolás Maduro, en Venezuela, y de Raúl Castro, en Cuba.

«Es una desgracia para la humanidad» y «trabajaremos con otros para hacer lo que sea necesario para ayudar a arreglar esto» son apenas dos de las frases más recientes de Trump en relación con Venezuela, país que en su opinión ha sido «increíblemente mal gobernado durante mucho tiempo».


Con Cuba, su posición no parece muy diferente.

Con motivo de la conmemoración del 20 de mayo, día en que se instauró la República de Cuba en 1902, la Casa Blanca publicó una carta en la que señala que «el despotismo cruel no puede extinguir la llama de la libertad en los corazones de los cubanos».