Cómo el veto de Cloudflare a 8chan ayudará a combatir el odio online

8chan, la plataforma de mensajes anónimos llenos de odio relacionada con tres tiroteos múltiples, incluido el del pasado fin de semana en Texas (EE.UU.), solo necesitó unas horas para volver a estar online después de que su proveedor de infraestructura y seguridad, Cloudflare, dejara de proporcionarle sus servicios el 4 de agosto. En el momento de escribir estas líneas, esta página web estaba inactiva otra vez después de que su nueva compañía de alojamiento web, Epik, fuera desactivada por uno de sus propios proveedores de servicios, pero pocos dudan de que resurgirá con el tiempo.

Entonces, ¿la suspensión de servicios de las plataformas por parte de las compañías como Cloudflare es inútil en la lucha contra el discurso de odio online? La respuesta es no. Primero, porque las investigaciones indican que esa medida daña a las comunidades online, incluso si después vuelven a aparecer. Y segundo, porque la decisión de Cloudflare, una compañía clave en el mercado de seguridad de las páginas web, ha modificado las expectativas sobre las obligaciones morales de las empresas tecnológicas.