Cómo es la campaña-canje de Tinelli

Si Marcelo Tinelli se decidiera en serio a lanzarse a la política lo primero que debería revisar son sus conflictos de intereses. Un ejemplo claro se vio en su visita a Tucumán, hace dos semanas.

A pesar de haber abrazado desde la televisión los lemas feministas, el conductor de ShowMatch no tuvo empacho en juntar con el gobernador Juan Manzur en una de sus peores semanas de imagen pública, envuelto en la polémica por la cesárea realizada a una menor violada. Tinelli no dijo ni una palabra al respecto.


El tour allí incluyó un poco de todo. Como vicepresidente de San Lorenzo, Tinelli firmó un convenio con Atlético Tucumán y recorrió su estadio; como dirigente político, almorzó con el gobernador -que le dedicó un discurso de bienvenida al “compañero” peronista– y apoyó la candidatura oficialista para intendente de la capital; y como figura de la tevé prometió su presencia en vivo desde San Miguel de Tucumán para la pantalla de El Trece.