miércoles 20 de febrero

Cómo Estado Islámico destruyó en Mosul una mezquita pero dejó al descubierto un palacio de 3.000 años de antigüedad

El grupo autodenominado Estado Islámico voló un santuario por los aires en julio de 2014. Estaba en una colina de Mosul llamada Nabi Yunus, un lugar de culto durante siglos.

En esa colina del norte de Irak durante el período cristiano se construyó un monasterio que hace más de 600 años pasó a convertirse en un santuario musulmán en honor al profeta Jonás.


Al destruirlo, los militantes islamistas afirmaron que Nabi Yunus ya no era un lugar de oración sino de herejía.

Las imágenes de la explosión dieron la vuelta al mundo. El mensaje era claro: ningún sitio sagrado, aunque fuese venerado, estaba a salvo de la interpretación radical del Corán de Estado Islámico.