domingo 2 de octubre de 2022
Cursos de periodismo

Cómo fue que cuentas rusas ayudaron a desmantelar la Marcha de las Mujeres

Linda Sarsour despertó el 23 de enero de 2017, entró a internet y sintió náuseas.

El fin de semana anterior, había ido a Washington para estar al frente de la Marcha de las Mujeres, una movilización contra el entonces presidente Donald Trump que superó todas las expectativas. Las multitudes se habían congregado antes del amanecer y para cuando ella subió al escenario, se extendían a lo lejos.

Más de cuatro millones de personas de todo Estados Unidos habían participado, según cálculos posteriores de los expertos, que decían que esta marcha era una de las protestas de un solo día más grandes en la historia del país.

Pero luego algo cambió, al parecer de la noche a la mañana. Lo que ella vio en Twitter ese lunes fue un torrente de quejas centradas en ella. En sus 15 años de activista, en su mayoría defendiendo los derechos de las personas musulmanas, había enfrentado respuestas negativas, pero esto era de otra magnitud. Una pregunta comenzó a formarse en su mente: ¿realmente me odian tanto?

nytimes.com  (www.nytimes.com)