Cómo funciona la línea de tren real que es operada por niños en Hungría

Con sus estanterías llenas de libros de texto y sus pasillos decorados con dibujos, el ruidoso edificio del Gyermekvasútas Otthon, en las afueras de Budapest, Hungría, parece una escuela justo antes de que suene la campana.

Por las ventanas se ven niños sentados en sus pupitres. Algunos se pelean entre sí, otros juegan con los celulares o hacen garabatos en sus libretas mientras esperan el comienzo del día.


Pero si miras de cerca algo llama la atención.

Esos libros de texto no son de álgebra o de inglés. Tienen el sello de MÁV START Zrt, la compañía nacional de ferrocarriles de Hungría.

En la pizarra, tras la mesa del profesor, un póster revela los procedimientos de seguridad a seguir cuando un ciervo o un erizo se cuela entre las vías del tren.

A su lado hay un programa con los detalles sobre el último gran juguete: el motor de la locomotora.