Cómo hackers rusos burlaron por años a los casinos estadounidenses

Hace casi tres años, en junio de 2014, un casino ubicado en Missouri, Estados Unidos, notó que durante dos días sus máquinas tragamonedas entregaron muchísimo más dinero del que debían dar a los jugadores, incluso más del que recolectaron en esas fechas. Esta situación levantó sospechas en el departamento de seguridad del Lumiere Place Casino, quienes descubrieron que se trataba de un ciudadano ruso que había logrado «entender» la ciencia detrás de las máquinas. Murat Bliev, de 37 años, fue quien terminó por revelar una de las estafas masivas que habían afectado no sólo a los casinos de Missouri, sino que a otros lugares de Estados Unidos y zonas de Europa Oriental durante años. Bliev pertenece a una organización que opera desde San Petersburgo, en Rusia, que logró descifrar uno de los algoritmos más preciados en la industria de los casinos. ¿Cómo lo lograron? El proceso es complejo, pero al parecer sería acotado a un tipo de máquinas de fabricación antigua, específicamente de la compañía australiana Aristocrat Leisure. La clave pasa por identificar en qué momento se debe presionar el botón del juego, ya que quedó en evidencia -a través de grabaciones de seguridad- que el jugador ruso permanecía inmóvil en la máquina, esperando el momento preciso para accionarla, ayudado de un aviso que le entregaba una aplicación desde su teléfono inteligente.