jueves 13 de diciembre

Cómo impactó en Uruguay la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo

“En Uruguay el aborto dejó de ser una práctica en la que se puede perder la vida”, destaca la antropóloga feminista Susana Rostagnol, docente e investigadora en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la Universidad de la República, donde coordina el Programa Género, Cuerpo y Sexualidad. Ese ha sido el principal cambio a partir de que en el país vecino, desde 2013, las mujeres pueden acceder a un aborto en el sistema de salud, público o privado, dentro de las 12 semanas de gestación. La legalización permitió además que prácticamente desaparezca el estigma que había en torno al tema, agrega Soledad González, politóloga feminista, del área de Derechos Sexuales y Reproductivos de Cotidiano Mujer, una ong que formó parte de la coalición de organizaciones que militaron históricamente por convertir en derecho la interrupción voluntaria de embarazo en Uruguay. En diálogo con Página/12, las dos expertas analizaron el impacto de la implementación de la Ley de IVE en estos cinco años y advirtieron sobre los aspectos que deberían mejorarse –y tenerse en cuenta en la discusión en el Congreso en Argentina, para no repetirlos– con el objetivo de garantizar efectivamente a las mujeres la interrupción legal de embarazo y, evitarque recurran a la clandestinidad, con todos los riesgos que eso significa.

Aunque no es la mejor ley, porque obliga a las mujeres a cumplir con un proceso burocrático de varias consultas y un período de reflexión de cinco días, “es muy importante que se haya aprobado porque permite que hoy unas 10 mil mujeres al año aborten en la legalidad”, señaló González. La norma despenalizó el aborto en las primeras 12 semanas de gestación, siempre que la mujer siga con un proceso de tres consultas, y hasta las 14 semanas si se trata de un embarazo producto de una violación. Cuando está en grave riesgo la vida de la mujer o el feto tenga malformaciones incompatibles con la vida extrauterina, no hay límites de tiempo para una IVE. Pueden acceder al aborto las mujeres uruguayas mayores de 18 años, las extranjeras con un año de residencia y las adolescentes, con aval médico, o acompañada por uno de sus padres o con orden judicial. En el caso de las mujeres con discapacidad intelectual, el aborto lo tiene que solicitar su curador.


Dejar un comentario