22.7 C
Buenos Aires
miércoles 20 de octubre de 2021
Cursos de periodismo

Cómo la revolución cultural de «los chicos del Cine América» conquistó hasta al Papa Francisco

«Somos los mismos, insolentes, un poco locos y valientes al mismo tiempo. Hace diez años nos metimos con lo puesto a intentar salvar un cine, hoy estamos un poco más estructurados, pero te mentiría si te dijese que hemos cambiado», dice Valerio Carocci, moreno, pelo corto, todo vestido de negro, el logo de los suyos en la parte izquierda de la camiseta, pegado al corazón. Lleva la voz cantante, atiende a todos, sonríe. Cumplen una década de activismo y están de celebración. También porque Italia ha tardado más de un año en abrir definitivamente las salas de cine y en dar, aún escasa según la propia industria, una reapertura a la cultura.

Podría ser un día cualquiera en esta ciudad, inicio del curso y el otoño a la vuelta de la esquina. Pero no lo es. La ganadora de la Palma de Oro de Cannes, Julia Ducournau, viene a estrenar su película en Italia y a felicitar a este grupo de «ragazzi» que han conseguido lo que parecía imposible. «Un cine que se abre es siempre una fiesta», dice la directora de Titane. Esta es una historia con un final feliz que es un principio. ¿Por qué abrir un cine restaurado en el centro de una capital europea es una epopeya del siglo XXI?

theobjective.com  (theobjective.com)