Cómo la Rusia de Vladimir Putin convirtió el humor en un arma

En los últimos días de la Unión Soviética, los rusos usaban el humor para escapar de la desoladora realidad del estancamiento económico, la escasez de alimentos y las largas filas para conseguir cualquier cosa.

La sátira política florecía en la televisión en forma de marionetas de látex durante la década de 1990, pero fue rápidamente extinguida cuando Vladimir Putin llegó al poder.


En la Rusia actual, en la cual los medios están mayormente controlados por el Kremlin y sus aliados, hay poco margen para el humor político genuino a menos que este sea utilizado para desviar la culpa del gobierno.

¿Cómo Rusia convierte la crítica en un chiste?