lunes 18 de febrero

¿Cómo llega una prenda a ser viral? Guía para entender el fenómeno

Tuitstar, hashtag, like, fav… El desarrollo de las redes sociales ha traído consigo la popularización de un sinfín de conceptos que, de la noche a la mañana, han saltado de lo digital al mundo real. Entre todos ellos, por el que más suspiran las marcas y las compañías es el de viral, lo que según la RAE vendría a ser “un mensaje o contenido que se difunde con gran rapidez a través de internet”. En el sector de la moda, esto circunscribiría a “aquellas prendas o accesorios que invaden nuestras redes sociales y resaltan entre todas las que se venden, tomando una mayor visibilidad e importancia”, como explica María Eugenia Josa, profesora de Creatividad en ISEM Fashion Business School.

Quizá uno de los ejemplos más notorios de prenda viral sea el de la archiconocida chaqueta amarilla de Zara que, a finales de 2016, se convirtió en una autentica revolución. La prenda, que contaba con varios perfiles de Instagram, fue tan célebre que logró incluso colarse en uno de los capítulos de la sexta temporada de Girls, por aquel entonces convertida en la ficción seriada favorita de los millenials. Su precio (no llegaba a los 40 euros) y su diseño (que, además de ser de tendencia, simulaba ser piel original) hicieron de ella uno de los imprescindibles de aquel otoño. Al año siguiente, la marca de Inditex lanzó una versión 2.0 de la pieza, pero en aquella ocasión no hubo tanta suerte. Segundas partes nunca fueron buenas, dicen…