martes 13 de noviembre

Cómo #MeToo ha cambiado los centros del poder

Durante años se habían salido con la suya y, para aquellas personas a las que habían acosado, parecía que los culpables nunca pagarían las consecuencias. Después se reportaron al detalle los abusos y el acoso sexual de Harvey Weinstein, así como su caída desde la cima de Hollywood.

Un año después, incluso en momentos en que el movimiento #MeToo (Yo también) ha tenido algunas respuestas negativas, es posible evaluar cómo el caso de Weinstein ha reformulado la distribución en los pasillos del poder. Un análisis de The New York Times encontró que, desde la publicación que expuso al productor hollywoodense (seguida de una investigación de The New Yorker), al menos doscientos hombres destacados en Estados Unidos han perdido sus empleos tras ser acusados públicamente de acoso o abuso sexual. Unos, incluido Weinstein, enfrentan cargos penales. En total, 920 personas denunciaron haber sido víctimas de algún sujeto en esa lista de doscientos, y casi la mitad de los puestos que estaban a cargo de hombres fueron asignados a mujeres.


Dejar un comentario