7 C
Buenos Aires
miércoles 28 de julio de 2021
Cursos de periodismo

Cómo redactar una nueva constitución para un Chile dividido y desigual

Elisa Loncón, una lingüista chilena, creció en una «ruka», una choza tradicional de madera y paja donde viven los indígenas mapuche en áreas rurales del centro-sur de Chile. Fue a la escuela en la ciudad más cercana, donde era la única niña indígena en su clase y tenía que soportar ser discriminada diariamente. Pero renunciar a la oportunidad de la educación no era una opción: su madre abandonó la escuela en tercer grado, cansada de caminar largas horas descalza para llegar a su salón de clases, mientras que su padre no aprendió a leer hasta los 17 años. Ellos querían algo mejor para ella.

Hoy, Loncón, de 58 años, tiene una maestría y dos doctorados. También es una de los 155 miembros de la nueva asamblea constituyente encargados de redactar la nueva carta magna del país.

Después de más de un año de agitación social y descontento popular, Chile está entrando en una nueva etapa. En octubre de 2019, un aumento de la tarifa del metro provocó protestas masivas y disturbios en todo el país, lo que obligó al presidente conservador Sebastián Piñera a aceptar un referéndum para reescribir la constitución heredada de la sangrienta dictadura del general Augusto Pinochet. Como resultado, en octubre pasado, más del 78% de los votantes chilenos aprobaron el cambio constitucional, y el mes pasado, volvieron a votar para elegir a los miembros de una asamblea constituyente.

cnnespanol.cnn.com  (cnnespanol.cnn.com)