martes 30 de noviembre de 2021
Cursos de periodismo

¿Cómo se llevan las ciencias sociales y el Big Data?

En una entrevista de principios de 2017 el Dr. en Comunicación alemán Martin Hilbert decía que el Big Data convirtió a las ciencias sociales en la ciencia más rica en datos. “Antes tenías que negociar hasta con diplomáticos para que te prestaran una base de datos de cien filas por cien columnas. Y en las universidades hacían experimentos con quince alumnos de pregrado, que necesitaban créditos extra para pasar el ramo, todos blancos, todos de 18 años, y decían ‘miren, así funciona la psicología humana’”. Desde su punto de vista, gracias al enorme flujo de datos que proveen los dispositivos digitales, las ciencias “blandas” podrían finalmente alcanzar la densidad de las “duras” a fuerza de datos. Mientras la mayoría de los analistas fracasaba a la hora de explicar fenómenos como la reciente victoria de Trump (menos aún la anticipaban), el Brexit o el “no” al proceso de paz en Colombia, Hilbert señaló la capacidad de las herramientas informáticas para dirigir los mensajes con una eficiencia inesperada por los expertos, que con menos acceso a datos quedaron casi tan sometidos a sus “burbujas” como cualquier hijo de vecino.

Hilbert ve riesgo pero también un potencial enorme en esta posibilidad. “Nosotros nunca tuvimos datos, y por eso nunca funcionaban las políticas públicas. Y de la noche a la mañana, el 95% de los sujetos que estudiamos pasó a tener un sensor de sí mismo 24 horas al día. Los biólogos siempre dijeron ‘eso no es ciencia, no tienen datos’. Pero ellos no saben dónde están las ballenas en el mar. Hoy nosotros sí sabemos dónde están las personas, pero también sabemos qué compran, qué comen, cuándo duermen, cuáles son sus amigos, sus ideas políticas, su vida social”.

revistaanfibia.com  (www.revistaanfibia.com)