20.3 C
Buenos Aires
viernes 23 de abril de 2021
Cursos de periodismo

Cómo será vivir y trabajar en las ciudades adaptadas post-Covid

Éste ha sido el año con la mayor cantidad de cambios urbanos en décadas. Muchas ciudades se volvieron a plantear durante la pandemia, colocando bicisendas o convirtiendo, de la noche a la mañana, plazas de estacionamiento en terrazas de cafetería. Las oficinas se vaciaron y los comercios cerraron, algunos para siempre. Todas las organizaciones del mundo parecen haber realizado un webinar sobre «El futuro de las ciudades». La ciudad -con 10.000 años de antigüedad- obviamente no va a morir, pero está evolucionando a gran velocidad.

Hay limitaciones para el cambio. La mayor parte de la infraestructura urbana del mañana ya existe, a menudo en los lugares incorrectos. Muchas ciudades carecen de fondos para innovar, pues la pandemia ha arrasado con fuentes de ingresos como los impuestos y las tarifas del subte. Sin embargo, existe un camino claro y realista hacia una ciudad mejor que sea más verde, más barata, más feliz, más sana, más igualitaria y productiva, y menos contaminada y solitaria.

El intercambio básico que se necesita es obvio: las ciudades deben restar espacio a los autos, las oficinas y los comercios para destinarlo a la vivienda accesible, la comunidad y la naturaleza. La ciudad del futuro puede parecerse mucho a la del pasado, sólo más limpia: bicicletas, granjas y trabajo en casa al estilo del siglo XVIII en lugar de coches voladores.

cronista.com  (www.cronista.com)