Cómo serían las redes sociales si «viviesen» en este pueblo de 400 habitantes

En la pequeña localidad italiana de Civitacampomarano, en la que residen habitualmente unas 400 personas, los móviles apenas tienen cobertura y la conexión de datos es prácticamente inexistente. WhatsApp, Tinder o WeTransfer eran conceptos difusos para sus habitantes – la mayoría de ellos ancianos – hasta que hace una semana el artista y activista Fra Biancoshock utilizase sus calles para plasmar un proyecto que, jugando con los contrastes, pretendía trasladar Internet a la vida real.

«El objetivo», explica a Verne por email Biancoshock, «era mostrar que estas funciones virtuales – que la inmensa mayoría de la población considera esenciales para la vida cotidiana – siempre han existido de otra forma en la cultura popular y han permitido que las familias y las personas realicen intercambios culturales encontrándose en el bar o en las calles del pueblo».