Cómo trabajan las personas y los robots que reparan los cables de internet ocultos bajo el mar

Que se rompa un cable submarino de internet es algo bastante impredecible.

Algunos pueden estar años sin padecer ningún tipo de daño. Otros, sin embargo, acaban sufriendo varios cortes en pocos meses.


Del enjambre de cerca de 300 cables de las profundidades acuáticas que nos conectan a la red atravesando océanos y mares de todo el mundo -algunos sumergidos a más de 8.500 metros bajo el mar- no todos están expuestos a las fracturas en la misma medida.