miércoles 12 de diciembre

Cómo una enfermera logró que una comunidad menonita en La Pampa cambie sus hábitos de salud

Junto al agua potable, las vacunas son uno de los desarrollos científicos que más vidas ha salvado en la historia de la humanidad. Sin embargo, hay personas que se resisten a vacunar a su hijos. En esos caso, la barrera más difícil de vencer es cuando la negativa se basa en el miedo y el desconocimiento.

Pero con diálogo, paciencia y persuasión la enfermera Mónica Mora logró atravesar la tranquera de una comunidad cerrada, que opta vivir alejada de la vida moderna, como es la Colonia Menonita de Guatraché, en la provincia de La Pampa. Allí, vacuna desde hace 12 años a los niños y niñas de la comunidad.


En medio de la inconmensurable llanura pampeana, Guatraché es un pueblo que está atravesado por la ruta provincial 24, muy cerca de la frontera con el territorio bonaerense, y a 176 kilómetros al sur de Santa Rosa. No muy lejos del casco urbano, se encuentra la Colonia Menonita, la cual está conducida por un Ministro, de acuerdo con sus tradiciones. Desde hace tiempo, Mónica Mora, una enfermera de 52 años del hospital público Manuel Freire de Guatraché, recorre a bordo de vehículos del hospital ese camino con su mochila llena de vacunas y un envidiable poder de convencimiento.

Durante años Mónica fue auxiliar de enfermería. Cuando los caprichos de la vida y la crianza de sus hijos le dieron respiro, terminó sus estudios secundarios por la noche y completó la carrera de Enfermería en la ciudad de bonaerense de Bahía Blanca. Viajaba todos los viernes 200 kilómetros para cursar las materias con docentes que llegaban desde la ciudad santafecina de Rosario.

Dejar un comentario