lunes 19 de noviembre

Comodoro PRO: a dos años y medio del cambio, el mapa de la Justicia de Macri

“Me apretaban el cogote para que sacara las causas de los Kirchner”. La metáfora lanzada por el ex juez Nortberto Oyarbide como intento de defensa ante las esquirlas de la denominada causa cuadernos puso al descubierto –por primera vez en un expediente judicial- quiénes habían sido, con nombre y apellido, los históricos operadores judiciales del kirchnerismo. Acompañó la referencia con la mención al auditor general de la Nación, Javier Fernández, y al histórico espía Antonio Horacio Stiuso. Trazó, así, la columna vertebral de un sistema de influencias que ahora se encuentra en plena transición y donde el macrismo también ha intentado hacer pie con algunos cambios de nombres y con el reciclado de estructuras que parecen perennes. Pese al primer reflejo de presunta sincronía, Cambiemos mantiene una tensa relación con los tribunales basada en la desconfianza mutua que jueces, fiscales y Mauricio Macri se profesan entre sí. Ese motivo explica la multiplicidad de interlocutores que el Gobierno desplegó para el diálogo subterráneo. Algunos tienen éxito y otros acumulan notables fracasos, pero en casi tres años, tras los cuales la Casa Rosada ha visto cómo naufragan varios de sus frentes de gestión, el judicial ha constituido una excepción, ofreciendo resultados favorables al oficialismo con el timming preciso.

Si el kirchnerismo mantenía diálogo vía Fernández y en los asuntos clave con Stiuso en persona, Macri ha atomizado la estrategia. La denominada “mesa judicial” que rodea al Presidente está compuesta por el secretario de Legal y Técnica, Pablo Clusellas; el asesor presidencial José Torello –amigo de la infancia de Macri-, el parlamentario del Mercosur Fabián “Pepín” Rodríguez Simón, el ministro de Justicia, Germán Garavano, y la reciente incorporación del procurador del Tesoro, Bernardo Saravia Frías. Son los encargados del monitoreo constante de los asuntos judiciales que preocupan al Gobierno.


Clusellas se encarga del “poroteo”, la sugerencia de nombres para que el Consejo de la Magistratura cubra cargos y las directrices generales. Rodríguez Simón adscribe a las causas sensibles y a los conflictos internacionales. Macri valora su audacia, no siempre acompañada de resultados. Es el más cercano a Elisa Carrió y de su autoría son las iniciativas para ingresar dos jueces de la Corte Suprema por decreto y el supuesto pronóstico de éxito en el fallo de la Corte Suprema por el aumento de tarifas de 2016. Una de cal y una de arena. Los funcionarios judiciales no siempre decodifican si habla en nombre del Presidente o lo hace en representación del holding Clarín. Allí radica parte del poder de quien fuera fugazmente procesado por haber sido responsable operativo de la ex Unidad de Control de Espacio Público (UCEP), denunciada por apalear indigentes y removerlos de la vía pública con maneras violentas.

Dejar un comentario