jueves 27 de enero de 2022
Cursos de periodismo

Con ajuste de jubilaciones y asignaciones, el Gobierno terminará 2021 con más ahorro fiscal que el esperado

Por más que la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner haya reclamado en septiembre pasado al ministro de Economía, Martín Guzmán, contra lo que ella consideraba un «ajuste». Por más que el Gobierno reivindique que las jubilaciones, pensiones y asignaciones por hijo como la AUH le ganaron a la inflación en comparación con diciembre de 2020, gracias al aumento que dio el mes actual. El monto total del gasto en Seguridad Social de 2021 terminará siendo menor en términos reales (ajustado por inflación) que el año pasado y constituirá una de las razones por las que Guzmán habrá recortado el déficit fiscal primario (antes del pago de la deuda) más de lo esperado por los analistas y por él mismo.

En el informe reservado de un banco internacional calculan que el rojo primario alcanzó el 1,1% del PBI en los primeros 11 meses del año, si se cuentan el aporte extraordinario y por única vez de las grandes fortunas y los derechos especiales de giro (DEG) que envió el Fondo Monetario Internacional (FMI) a todos los países miembro por la pandemia. La entidad extranjera señala que en diciembre, con el aumento trimestral de las jubilaciones y asignaciones, el medio aguinaldo y varios bonos extra, el déficit subirá más de un punto porcentual y cerrará 2021 en 2,3%. Si se excluyen los DEG, será del 3,3%, por debajo del 3,5% que había previsto recientemente Guzmán. Sin el aporte de los ricos, hubiese sido del 3,8%, inferior al 4,5% establecido en el presupuesto 2021 y superior al 3,3% que el ministro pretende para 2022. Es decir, para el año próximo debería ahorrar 0,5 puntos porcentuales del PBI para alcanzar su meta, aunque el número ahora está en discusión con el FMI.

eldiarioar.com  (www.eldiarioar.com)