Con albertistas confirmados, el enigma del Gabinete es la Economía

En una aletargada transición, hay dos Alberto Fernández. Uno es el que con el traje de virtual Presidente electo busca posicionarse como líder regional para jerarquizar su propia figura de cara a futuras arduas negociaciones con el FMI, en contacto con Donald Trump o el francés Emmanuel Macron, a quien irá a ver a fin de mes, con escapada todavía no sellada a Italia y Alemania.

El otro Alberto Fernández es el doméstico, del que más se especula pero menos se conoce. A falta de uno, hay varios gabinetes dando vueltas. «Ministros de WhatsApp», los llaman a algunos de los mencionados en cadenas de dicho servicio de mensajería. El único confirmado por el propio próximo mandatario, con su estilo, es Daniel Arroyo en Desarrollo Social: «Difícilmente él no sea el responsable de esa área».


Los «albertistas» de la campaña se descuenta que tendrán roles importantes, como Santiago Cafiero (Jefe de Gabinete), Felipe Solá (Canciller), Victoria Tolosa Paz, María Eugenia Bielsa (Vivienda), el cristinista Eduardo «Wado» De Pedro (Interior) o el jefe de los equipos técnicos del Frente de Todos Nicolás Trotta. Pero también tendrían despacho algunos de su círculo cercano de siempre, como Vilma Ibarra, Eduardo Valdés, Marcela Losardo, Claudio Moroni , Guillermo Oliveri y Alberto Iribarne.