lunes 10 de diciembre

Con el ISIS no salen las cuentas

Con el Estado Islámico (ISIS, en sus siglas en inglés) todo es exagerado. Abdulkarim Omar es una suerte de portavoz político en la franja kurda del norte y noreste sirio. El 6 de octubre lanzó en un tuit una llamada a las cancillerías extranjeras que quieran escuchar. “El número de combatientes del ISIS, mujeres y niños bajo nuestra custodia”, señaló en el mensaje, “es grande”. Las cifras: 900 milicianos, entre 400 y 500 mujeres y más de un millar de niños de hasta 44 nacionalidades. Más de 2.000 personas de un plumazo. Y más detenidos hay en el sur del país y, sin duda, al otro lado de la frontera con Irak. Los números con el ISIS son siempre abultados. En el último informe hecho por la Administración norteamericana para presentarlo ante el Congreso y difundido en agosto se cifraba en alrededor de 30.000 los yihadistas del ISIS entre Siria e Irak. Pero a finales del pasado mes de diciembre, nueve meses antes, la coalición que lidera Estados Unidos reducía a un millar los militantes aún en armas. ¿Cómo puede haber semejante diferencia en las cifras?

El escritor sirio Hassan Hassan, autor junto a Michael Weiss de ISIS: dentro del Ejército del Terror, es uno de los mayores expertos en este fenómeno terrorista. Para él, la cifra más “realista” de yihadistas todavía en pie a ambos lados del Éufrates estaría en torno a los 6.000 o 7.000. “Los números de militantes del ISIS han sido siempre exagerados por Estados Unidos y otros países, especialmente los de combatientes extranjeros”, dice Hassan en un intercambio de mails. “Las autoridades iraquíes han inflado además los muertos en el campo de batalla”.


Los márgenes en el recuento de barbudos en las filas del ISIS es espectacular. Aquel informe estadounidense difundido en agosto hablaba de entre 15.500 y 17.100 solo en Irak, dependiendo de las fuentes consultadas. En Siria, con menos seguridad, el reporte planteaba unos 14.000. Muchos de todos estos andarían a la fuga o agazapados en modo insurgencia entre los desiertos de Deir Ezzor (Siria) y Al Anbar (Irak). Esa suma llevaría la guerra contra el grupo liderado por Abubaker al Bagdadi a la casilla de salida: en septiembre de 2014, dos meses después de declarado el califato desde Mosul, fuentes de la CIA informaban a la cadena CNN de que el ISIS contaba ya con entre 20.000 y 31.500 miembros. Y con esa cifra nos quedamos. No era una estimación muy fina, pero era el gran momento del grupo yihadista, con entradas a través de la porosa frontera turco-siria de hasta 2.000 fieles al mes.

Dejar un comentario