Con Evo en el país, Fernández hace equilibrio entre convicciones y necesidad

El presidente depuesto de Bolivia Evo Morales llegó en la mañana a la Argentina en busca de refugio político, estatus que será confirmado por el Gobierno. La situación se produce en momentos en que el presidente, Alberto Fernández, busca reconducir las relaciones con Estados Unidos y con Brasil, dos países clave para el futuro de su administración, y poner fin a suspicacias de orden ideológico.

El exmandatario boliviano llegó procedente México, a donde había llegado de Cuba tras realizarse estudios médicos. En México recaló inmediatamente después del golpe de Estado que sufrió el mes pasado.


Ni bien arribó al aeropuerto internacional de Ezeiza, completó y firmó los papeles para formalizar el pedido de refugio.