lunes 22 de octubre

Con una tasa real de 14,1%, los analistas se preguntan hasta cuándo continuará

Una de las consecuencias de la corrida cambiaria que generó la aversión al riesgo argentino es la muy alta tasa de interés. La de las Lebac más cortas (ayer el mercado secundario cerró en 45%) ganaría por muchos cuerpos una imaginaria Copa América de tasas reales. Es de 14,1% y en el segundo puesto aparece Brasil con una de 2,5%. El resto orilla el cero. La de Venezuela rompe la calculadora porque es de 22,58% nominal, con una inflación esperada repleta de ceros. La pregunta, claro, es sobre su efecto en la actividad.

El número que se obtiene del cálculo de la tasa real ex ante es extraordinario y demuestra la dificultad para seguir usando ese instrumento: posiblemente ya no se puede ofrecer más rendimiento. Si se toma el 45% al que cerró el MAE y la inflación esperada por el FMI (hasta principios de abril esperaba una de 19,2% y días más tarde la corrida rompió los velocímetros), es decir el 27% del centro de la meta inflacionaria, se observa que la real es de 14,1%.


Dejar un comentario