Congreso: leyes demoradas cuatro meses y diputados que se tratan de «forro», «tonta» y «cerebro de mono»

El Congreso no anda ni para atrás ni para adelante: a tres semanas del inicio de las sesiones ordinarias los diputados y senadores se reúnen y conversan, pero no pueden avanzar ni siquiera en dos leyes que tienen prioridad en las agendas y cuyos debates están demorados desde hace por lo menos cuatro meses.

Esta situación pantanosa del parlamento se produce entre insultos vulgares propinados en público entre diputados y una notable ausencia de senadores en la víspera de una sesión que había sido acordada para mañana y que hoy estaba en duda porque no era seguro que fueran a conseguir cuórum.


En Diputados este martes se reunió el plenario de las comisiones de Legislación Penal y de Deportes con el fin de avanzar en el tratamiento de la frustrada ley antibarras, pero al final no se produjeron avances: solo se lanzaron críticas, acusaciones y agravios entre sí.