domingo 23 de septiembre

Conocé los bares de los chetos de ayer

La semana pasada cerró Rond Point así que nos pusimos a indagar un poco acerca de los bares de la elite porteña. Entre ellos contamos al Florida Garden, Caffe Tabac, La Biela, el ex bar del Hotel Plaza: todos sitios históricos con décadas en Buenos Aires y con un punto en común: la selecta clientela y la privilegiada ubicación de la que gozan. Allí se reúnen o reunían, de forma consuetudinaria, la elite o aristocracia porteña, es decir, políticos de toda clase, empresarios, militares, servicios de inteligencia, periodistas y particulares con intereses de lo más variados.

Aun cuando existen espacios de reunión en hoteles u oficinas o lugares más herméticos e íntimos se siguen eligiendo los cafés y bares. Acá los concurrentes sienten comodidad, no necesitan arreglarse y así la mayoría de las negociaciones que terminan en ámbitos más institucionalizados empiezan en estas mesas. Además, son locales ubicados en los puntos más opulentos de la ciudad, es decir, cerca de donde vive el poder: zonas de embajadas, cerca de la calle Alvear o en el corazón de Recoleta y muy cercano a oficinas gubernamentales y militares de alto perfil. Hay entonces en estos cafés y bares una marca de pertenencia, un territorio compartido y una sensación de club privado, es decir, de estar alrededor de “parecidos”.


Todo este microclima de cerramiento tiende a asentarse por algunos factores: los altos precios de los establecimientos en cuestión, la discreción del personal, siempre hombres con décadas de experiencia que entienden todo lo que sus clientes necesitan, mesas y sillas grandes y bien espaciosas, espacios recubiertos de mármol o madera y por esto mismo bien acustizados. El resultado: un espacio vital de cercanía, lujo, informalidad e intimidad.

Ahora bien, el bar del Hotel Plaza donde toda la cúpula militar se reunía para la hora del aperitivo y por donde han pasado todos los presidentes y monarcas europeos o Rond Point donde el círculo rojo y la farándula más adinerada se daban cita, ya están cerrados. Sin embargo, sobreviven tres locales bien históricos, clásicos y aristocrático asi que este un racconto por la historia de cada uno.

Dejar un comentario