Contra la penalización del negacionismo

Son muchas las razones que nos permiten reconocer por qué resulta completamente inaceptable la penalización del “negacionismo” (penalizar, por ejemplo, a aquellos que “banalizan el terrorismo de estado”), que se propone estudiar, y acaso impulsar, desde el gobierno.

Enumero, rápidamente, algunas de esas razones: a) Es inútil: el que piensa distinto va a seguir pensando distinto, por más que le impongamos una pena.