miércoles 26 de septiembre

¿Conviene o no conviene? Cómo queda la situación de los créditos UVA luego de la devaluación

Cuando se anunciaron, los créditos UVA fueron definidos como la gran posibilidad de llegar a la casa propia para muchos que durante décadas vivieron con la cabeza puesta en la renovación del próximo alquiler. En aquel momento, la cuota inicial para un crédito hipotecario usando la modalidad ajustada por inflación era considerablemente menor a un alquiler mensual promedio. Esa, la baja barrera de entrada, hacía posible el sueño.

Pero la suba del dólar, el rebrote inflacionario y buena parte de los salarios que no acompañaron, cambiaron la ecuación para muchos posibles clientes. Con todo, siempre se trata de cálculos, presupuestos y, en definitiva, decisiones de cada familia.


Un repaso. Este tipo de líneas ofrecidas por los bancos están ajustadas por la llamada UVA (Unidad de Valor Adquisitivo), que es un coeficiente que ajusta las cuotas y el capital del crédito hipotecario con la inflación, a la que se le suma una tasa nominal anual fija que en sus comienzos se encontraban entre el 3,5% al 7% para clientes, según cada tipo de banco.

Dejar un comentario