5.2 C
Buenos Aires
viernes 18 de junio de 2021
Cursos de periodismo

Cristian se educa por WhatsApp, Santi, por computadora: la diferencia está generando una tragedia de desigualdad

Es miércoles 19 de mayo y la consigna es usar las técnicas del impresionismo. Santi pinta un paisaje de otoño con acuarelas naranjas, verdes y amarillas. “¿Puedo hacer el cielo rosa?”, pregunta una de sus compañeras de clase, con la que está conectado de manera virtual desde su casa en La Lucila.

Dos días más tarde, el viernes 21, Cristian dibuja un colectivo utilizando círculos, cuadrados y triángulos. Sentado bajo una chapa que apenas lo protege de la lluvia que azota la villa La Cava, en Fiorito, usa una regla y se concentra para cumplir la consigna que le llegó a su mamá por WhatsApp.

Ambos tienen 12 años y cursan el primer año del colegio secundario de manera virtual. En el Gran Buenos Aires, las clases presenciales este año duraron solo un par de semanas. En 2020, estuvieron suspendidas desde el 20 de marzo, cuando se desató la pandemia.

Santi y Cristian son parte de los 3.856.690 niños bonaerenses que desde el 19 de abril no asisten a clase por decisión del Gobierno ante el avance de la segunda ola de coronavirus, pero la concentración y el disfrute con que los dos niños encaran el ejercicio de plástica es casi la única coincidencia entre sus jornadas educativas. Dentro del universo de chicos con clases virtuales existen experiencias muy diversas, y las de ellos dos están en las antípodas.

lanacion.com.ar  (www.lanacion.com.ar)